24/7 Support number 1-555-555-555

Nueva York

Es un momento como ningún otro en la ciudad de Nueva York, con algo nuevo (o renovado) a cada paso. ¿Quiere ser de los primeros en visitarla?

A partir de los primeros días de noviembre -coincidiendo con la temporada navideña- podremos volver a visitar los cinco “boroughs” después que la Gran Manzana haya estado año y medio cerrada al turismo europeo.

Sin duda la habrá visto en innumerables películas y series y probablemente incluso la haya visitado. Pero no importa qué tan bien conozca la ciudad más famosa de Norteamérica, siempre puede aprender un poco más sobre la Gran Manzana.

1. Los 5 “boroughs” de Nueva York

La ciudad de Nueva York está dividida en cinco municipios: Brooklyn, Queens, Staten Island, el Bronx y el más conocido de todos, Manhattan. Aquí es donde encontrará la mayoría de las principales atracciones de la ciudad, como el Empire State Building, Central Park, Times Square, el Chrysler Building y más. Los ferris a la Estatua de la Libertad en Liberty Island salen desde Lower Manhattan.

Para disfrutar de las mejores vistas de Manhattan, diríjase al Top of the Rock en el Rockefeller Center.

2. La Gran Manzana

A lo largo de los años, ha habido muchas teorías sobre cómo la ciudad de Nueva York llegó a llamarse “La Gran Manzana”. Algunos dicen que proviene de las antiguas familias acomodadas que vendían manzanas en las calles de la ciudad para ganarse la vida durante la Gran Depresión.

Pero el apodo en realidad se remonta a la década de 1920 por el escritor de deportes de The Morning Telegraph, John J. Fitzgerald. En ese momento, se decía que los jinetes y entrenadores de caballos querían hacer una “Gran Manzana”, que era el término para los grandes premios en las carreras más importantes. Las palabras de Fitgerald fueron: “Solo hay una Gran Manzana. Y esa es Nueva York”.

3. Antes de Nueva York

Un paseo por la metrópolis hipermoderna puede hacernos olvidar que hubo un tiempo antes de todo el brillo y los rascacielos. Pero Nueva York no se construyó de la noche a la mañana. En 1626, los colonos holandeses compraron la isla de Manhattan y la llamaron “New Amsterdam”, y luego se utilizó como puesto de comercio de pieles para la Compañía Holandesa de las Indias Orientales.

La ciudad se convirtió en la Nueva York que conocemos hoy después de que los ingleses se hicieran cargo en 1664. Conozca sus humildes comienzos en un recorrido por Lower Manhattan. Se maravillará con la famosa arquitectura y sentirá su historia de cerca.

4. Museos de Clase Mundial

La gran cantidad de museos e instituciones culturales en Nueva York puede llegar a sorprender: no solo tiene museos de clase mundial que abarcan vecindarios desde el Upper East Side hasta el Lower East Side; tiene barrios enteros, como Chelsea, dedicados a galerías más pequeñas.

Destinos como el Metropolitan Museum, el American Museum of Natural History, el Whitney Museum of American Art y el Guggenheim -por nombrar algunos- albergan grandes colecciones y despliegan espectaculares exhibiciones.

5. La magia de Central Park

Salga de las concurridas aceras de la calle 59 hacia Central Park y se dará cuenta de lo que le espera: 341 hectáreas de jardines artificiales, prados, bosques y laderas onduladas. Si por casualidad deambulara por cada uno de los senderos de Central Park, caminaría ¡93 kilómetros!

En el camino, pasará por fuentes, monumentos, esculturas, puentes y arcos, además de 21 parques infantiles, una pista de patinaje sobre hielo en invierno, un zoológico e incluso un castillo. Pero apenas notaría las cuatro carreteras principales que cruzan la ciudad, que hábilmente desaparecen en túneles cubiertos de follaje.

6. Alojamiento: The Carlyle, a Rosewood Hotel

The Carlyle, a Rosewood Hotel, ha sido un clásico atemporal desde su debut en 1930. Este hotel por excelencia de Nueva York es tanto un hito para sus distinguidos huéspedes y célebres artistas como lo es por su estilo refinado y el encanto del viejo mundo, proporcionando un ambiente tranquilo y gentil para la élite mundial.

Cuenta con 189 habitaciones -incluidas 90 suites- con vistas a Central Park y al horizonte de Manhattan. Una cena romántica le espera en el restaurante The Carlyle, mientras que legendarios artistas crean la experiencia de cabaret neoyorquina por excelencia en el Café Carlyle. The Carlyle está rodeado de galerías y boutiques de diseñadores en Madison Avenue y a unos pasos de la “Milla de los Museos”.

El hotel es una prueba gloriosa de que no es necesario ser residente de Manhattan para sentirse como tal.

#EstadosUnidos #NewYork #NuevaYork #Escapada #Arte #Cultura #Museos #MoMa #MetMuseum #Guggenheim #CentralPark #Manhattan #Brooklyn #Queens #Bronx #Staten Island

Contacto

¡Gracias!

Recibirá un correo electrónico confirmando su registro.

¡Asegúrese de agregar nuestra dirección de correo electrónico, info@atlantida.travel, a su libreta de direcciones para que pueda comenzar a recibir nuestras publicaciones especiales de inmediato!

Gracias!